Cine para una Semana Santa en confinamiento

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 9m. 29s.
cine

El año pasado la Semana Santa nos pilló en pleno confinamiento: había que quedarse en casa y no pisamos la calle. Elaboramos entonces un listado de películas y nos salieron títulos para varias cuarentenas. Pensábamos que no iba a hacer falta, pero las restricciones de este 2021 nos han llevado a repasar la lista… y hemos comprobado que, con algunas pequeñas actualizaciones, es una propuesta útil para estos días.

La Semana Santa nunca ha sido especialmente cinematográfica. Las celebraciones religiosas, las costumbres culturales y el previsible buen tiempo de estos días llevaba a que las distribuidoras no estrenaran demasiados títulos y, si lo hacían, apostaran por películas de carácter más espiritual y religioso.

Pero una cosa es una Semana Santa con oficios religiosos, procesiones y viajes, y otra muy distinta, una Semana Santa en confinamiento. Por eso, hemos pedido a algunos críticos de Aceprensa que nos den pistas de títulos especialmente adecuados para estos días. Nos han dado tantos que, con esto tenemos hasta la Semana Santa de 2045… Esperemos que para entonces haya terminado esta eterna cuarentena.

Ana Sánchez de la Nieta

Pienso que es una Semana Santa apropiada para ver cine de corte espiritual, familiar o clásicos. El cine religioso ha dado muchos títulos –algunos magistrales; otros solo correctos– y es un buen momento de disfrutarlos: por supuesto, ahí está La Pasión de Cristo, que es un clásico sin serlo por el año de estreno, Ben Hur, Quo Vadis o Las sandalias del pescador, y títulos más recientes como De dioses y hombres, El Príncipe de Egipto, El hombre que hacía milagros, El caso de Cristo, La cabaña o Resucitado. No todas son grandes películas desde el punto de vista cinematográfico, pero nos dan algunas claves para entender qué se celebra en Semana Santa.

Recomiendo también una serie americana, The Chosen, y dos documentales de corte religioso: Converso y El Papa Francisco. Un hombre de palabra, el interesantísimo retrato que ha rodado Wim Wenders sobre el Papa.

Para ver con toda la familia, puede ser el momento de que los más pequeños descubran películas míticas como ET. El extraterrestre, Los Goonies, La bruja novata o Tú a Boston y yo a California. En cuanto a clásicos, qué mejor ocasión para crear tu propio ciclo cinéfilo: personalmente, yo apostaría por uno de Katherine Hepburn (Historias de Filadelfía, La fiera de mi niña y La costilla de Adán) y otro de Humphrey Bogart (Tener o no tener, Cayo Largo y El halcón maltés). Muchas de estas películas puedes encontrarlas en Google Play o en Filmin (donde desde hace un par de meses tienes decenas de clásicos para crear tu propia programación).

Cristina Abad

El 26 de septiembre de 2020 fallecía, como consecuencia de un agresivo cáncer, nuestra compañera, habitual firma de Aceprensa, Cristina Abad. Unos meses antes le pedimos títulos para esta lista y esta fue su selección.

De género religioso, propio de Semana Santa, destacaría dos clásicos contemporáneos que no necesitan comentario: La Misión, de Roland Joffé, y La Pasión de Cristo, de Mel Gibson. Menos conocidas pero interesantes ofertas para este tiempo, Converso, documental español que analiza una conversión familiar desde el ángulo del agnosticismo de uno de sus miembros.

También, un relato contado desde el final feliz: Resucitado, un film sobre ciencia y evidencia humana que sigue al centurión romano encargado de investigar la desaparición del cadáver de Cristo. Y además de la reciente Vida oculta, otra de Terrence Malick, El árbol de la vida, mirada macro y micro de la creación y el ser humano desde la plegaria.

Fuera de género, y sobre el respeto y el diálogo del hombre con la naturaleza y la superación de los propios límites, nada como Miyazaki, cuyas películas están siendo incorporadas al catálogo de Netflix. También en Netflix, y sobre miedos superados, Un monstruo viene a verme, muy apropiada para ver en familia con adolescentes. O Colossal, sobre las consecuencias de nuestros actos.

Ahora que todos estamos confinados y con necesidad de reírnos, recomiendo tres comedias “caseras”: Puñales por la espalda, El cuento de las comadrejas y Muchos hijos, un mono y un castillo. Y para los cocinillas: Ratatouille.

Algunos homenajes a gente valiente que nos cuida: Roma (Netflix), para las empleadas del hogar y cuidadores, esas personas a las que nadie ve, pero que lo ven todo y son esenciales para el buen funcionamiento del hogar. Y Conducta, para los profesores y maestros. En tributo a las familias, Los hermanos Sisters, La vida es bella, Coco, Una familia de Tokio. O la serie This Is Us.

En este tiempo de coronavirus, si hay un género por excelencia, ese es el distópico, con títulos esperanzadores y aleccionadores como La carretera, La luz de mi vida o Chernobyl.

José M. García Pelegrín

Desde Alemania, José García también propone desempolvar algunos clásicos de cine religioso: por ejemplo, La túnica sagrada (Henry Koster, 1953), Ben Hur (William Wyler, 1959), Jesús de Nazaret (Franco Zeffirelli, 1977) y La misión (Roland Joffé, 1986). O apostar por algunos títulos más recientes, también de carácter religioso o espiritual: por ejemplo, Sophie Scholl (Marc Rothemund, 2004), El noveno día (Volker Schlöndorff, 2004), El gran silencio (Philip Gröning, 2005) o la magistral De dioses y hombres (Xavier Beauvois, 2010).

También nos deja algunas pistas para algunas películas familiares de las dos últimas décadas. Por ejemplo: El camino a casa (Zhang Yimou, 2000), Los Increíbles (Brad Bird, 2003) Mi querido Frankie (Shona Auerbach, 2004), Up (Pete Docter, 2009) o Boyhood (Richard Linklater, 2014).

Carmen Azpurgua

De cine religioso, aunque no es exactamente cine religioso, recomiendo un clásico: El violinista en el tejado, porque habla de la familia y de la relación con Dios de una forma muy personal. Para cine familiar, puede ser el momento de introducir a tus hijos en una saga épica Indiana Jones, que probablemente no han visto.

Yo además recomendaría dos películas que nos enseñan cómo hacer frente a una situación social difícil, como esta. Una clásica, ¡Qué verde era mi valle!, y otra actual: La odisea de los Giles. Por último, en tiempos como estos de hiperconexión puede ser interesante echarle un vistazo a El gran hackeo, un documental muy interesante.

Jaume Figa Vaello

Yo os propongo siete títulos. Amazing Grace (2006): me gusta mucho el planteamiento positivo que puede tener la política, cuando el que está metido en ella la entiende realmente como servicio a la sociedad. Bella (2006): es una película muy agradable sobre el amor por la vida: del no nacido y de la de cualquiera (aquí se puede ver online, publicada por el mismo Eduardo Verástegui). También de él se puede ver online Little Boy (2016), una buena película sobre el valor que tienen la fe y la confianza en Dios, en uno mismo y en los demás. Cartas al padre Jacob (2009): es una historia muy optimista sobre cómo el amor puede llegar a cambiar hasta los corazones más duros. De dioses y hombres (2010): grandísima película que habla de la historia de unos monjes que supieron estar por encima de sus vidas, para darse a los demás. Up (2009) es una gran historia sobre la importancia que tienen las cosas pequeñas y sencillas en el día a día y por último, Once (2006), un musical muy optimista con buena música y una buena historia de amor.

Alberto García Nahum

Creo que Merlín (BBC, ahora disponible en Netflix) es una opción fantástica para ver en familia. Tiene aventuras, mitología y un aroma clásico y humanista que la hace siempre apetecible. Otra alternativa es Once Upon a Time, que también está en Netflix. Siete temporadas para disfrutar en familia de un relato que juega con todos los personajes de los cuentos clásicos, que se van moviendo entre la realidad y la ficción.

De series religiosas, para un público adulto, tenemos Apparitions (BBC, 2008), sobre un sacerdote que realiza exorcismos en la diócesis de Londres, y una serie reciente, Evil (NBC, 2019), sobre un equipo formado por un seminarista católico y una psicóloga forense agnóstica que, contratados por la diócesis, tratan casos sobrenaturales, ofreciendo una sabrosa reflexión sobre la fe, su fuerza y sus límites. Es un drama de terror que ahora mismo puede verse en Movistar Series. Ninguna de las dos propuestas es familiar, pero sí valen para las fechas por la temática.

Y como actual, una comedia muy divertida y desengrasante: The Good Place. La premisa, además, nos sirve para estos días: una mujer detestable y egoísta en la vida real ha muerto y llega… al cielo (ese es “The Good Place”). Su extrañeza es constatar que no debería estar allí, lo que permite reflexiones simpáticas, muy humanistas, sobre la muerte, el infierno, el libre albedrío e, incluso, los dilemas éticos ante lo imposible.

Claudio Sánchez

Hay series de televisión de mucha calidad que exigen tiempo y lo merecen: las ficciones históricas Hijos del III Reich, La Batalla del Agua Pesada, The Crown o Carlos, Rey Emperador. En el género policiaco hay mucho donde elegir: American Crime Story: El caso O.J. Simpson, Broadchurch, The Blacklist o Secret State.

Puede ser un buen momento para revisar algunos documentales interesantes como Tres idénticos desconocidos, Planet Earth, Un mundo en guerra, En busca de Sugar Man, El impostor o Whitney.

Como clásicos por descubrir, es bueno repasar la lista de obras de grandes maestros como Ernst Lubitsch (Ser o no ser, Ninotchka, El diablo dijo no), John Ford (El hombre tranquilo), Billy Wilder (Días sin huella, El apartamento), Vincent Minnelli (Cautivos del mal, Un americano en París), Nicholas Ray (En un lugar solitario, Rebelde sin causa), Leo McCarey (La pícara puritana, Dejad paso al mañana).

De cine más reciente hay directores que merecen especial atención como Ben Affleck (Adiós, pequeña, adiós, The Town, Argo), Mel Gibson (El hombre sin rostro, Braveheart), Alfonso Cuarón (Gravity, Roma), James Mangold (Identidad, Noche y día, Le Mans ’66), Steven Spielberg (Minority Report, La lista de Schindler, El puente de los espías), M. Night Shyamalan (El sexto sentido, El protegido, Señales), Denis Villeneuve (Prisoners, La llegada), Christopher Nolan (Origen, El caballero oscuro, Dunkerque).

Sin olvidar algunos títulos muy actuales del cine español, como Stockholm y El reino, de Rodrigo Sorogoyen; Blancanieves, de Pablo Berger; La vida secreta de las palabras y La librería, de Isabel Coixet; El hombre de las mil caras y La isla mínima, de Alberto Rodríguez; Solas e Intemperie, de Benito Zambrano, y El mejor verano de mi vida, con Leo Harlem.

 


Versión actualizada del artículo publicado el 8-04-2020.