Little Boy

Little Boy

TÍTULO ORIGINAL Little Boy

PRODUCCIÓN México - 2015

DURACIÓN 100 min.

PÚBLICOJóvenes

CLASIFICACIÓNViolencia

ESTRENO30/10/2015

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 80/15

En un pequeño pueblo de EE.UU. vive un niño de siete años que padece problemas de crecimiento en estatura. Cuando su padre, casi su único amigo, se marcha al frente a combatir en la Segunda Guerra Mundial, el chico tendrá que enfrentarse no solo a la crueldad de sus compañeros de clase, sino también a la de sus vecinos.

La película es amable, entretenida, luminosa y muy bien interpretada. La religiosidad de la que habla el film tiene un reconocible sesgo, característico del cine norteamericano, quizá en parte contaminado del voluntarismo y protestantismo tan propios del humus estadounidense. Ese énfasis en el lema “¿Crees que puedes lograrlo?”, que suena como un bajo continuo a lo largo de toda la película, condiciona la gracia –de suyo incondicional y absolutamente gratuita– a los esfuerzos del protagonista por conseguir lo que desea. La fe de Little Boy consiste en creer firmemente que puede ocurrir lo que deseas. Y si crees con mucha fuerza, ocurrirá (si Dios quiere). La fe como adhesión a Cristo ni se plantea, y la oración como medio de “mover” a Dios a actuar, tampoco.

No obstante, en el contexto actual, la película debe valorarse en términos positivos. Frente a un radical laicismo intolerante y resentido, la película habla con naturalidad de la intervención de Dios en la historia, y expone el valor de las obras de misericordia frente al odio de la guerra y la humillación de los más débiles. Además, es un hermoso canto a la familia, a la paternidad y a la fidelidad conyugal, así como, en la trama de Hashimoto, se propone la apertura desprejuiciada al otro como forma de humanizar nuestras relaciones.

La película es muy grata visualmente: un tratamiento fotográfico cálido y algo saturado nos acerca a los años cuarenta como quien entra en un cuento luminoso y cargado de bellos ideales.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares