Series
En los últimos años, las series sobre adolescentes se han convertido en un género de gran audiencia. Muchas ofrecen de ellos un retrato unilateral.
La serie sobre la vida de Jesús se relanza con una nueva temporada y salta de la “app” a la distribución comercial con un nuevo doblaje al español.
Hay series que pueden ser perjudiciales para los niños, pero muchas otras favorecen su desarrollo y les educan el gusto por los contenidos de calidad.
Las plataformas apuestan por el “true crime”, un género en alza.
El retroceso era prácticamente inevitable, por la saturación del mercado y la competencia de las grandes productoras.
Las series, uno de los fenómenos más exitosos de la cultura popular contemporánea, nos permiten tomar el pulso a tendencias actuales.
Algunos críticos de Aceprensa nos dan pistas de películas y series, clásicas y recientes, para ver ahora que hay más tiempo.
Una selección de películas, series, novelas, ensayos y videojuegos para afrontar los días de reclusión por la crisis del coronavirus.
Los países escandinavos han producido en los últimos años unas series de buena calidad, que superan los clichés de la ficción televisiva.
Si “JdT” ha tenido que enardecer a sus fans como estrategia de promoción, a “TBBT” le ha bastado el humor inteligente para llegar a su final.
Gana “Juego de tronos”, pierde “El cuento de la criada”. HBO y Netflix empatan a 23 galardones.
El “streaming”, cuerno de la abundancia audiovisual, desplaza a las cadenas de TV. Pero algunos advierten que el mercado no podrá digerir esta producción creciente.
“La Peste” es otro caso de la tendencia a recrear la Historia con tintes oscuros, subrayando lo sórdido y poniendo el veto a la bondad.
Slate
Recurrir a actores mayores para interpretar papeles de adolescentes provoca en estos percepciones irreales sobre su edad, los cánones de belleza y su propia madurez.
L’Osservatore Romano
Juan Manuel de Prada analiza la actitud ante la Iglesia que revela la serie creada por Paolo Sorrentino.
La nueva era de la televisión no tiene horarios fijos ni grandes audiencias, sí más competidores y un público más fragmentado.
Las series para canales de pago no son como las demás: suelen adentrarse en temas oscuros, y algunas están pensadas como armas para las batallas culturales.
Para sobrevivir, la conocida plataforma de “streaming” se ve abocada poner mayor acento en la creación de contenidos, sin reparar en costos.
Un análisis de la compañía revela que los usuarios “devoran” en pocos días una temporada completa de sus series.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.