Vida oculta (1)

Vida oculta

TÍTULO ORIGINAL A Hidden Life

PRODUCCIÓN EE.UU., Alemania – 2019

DURACIÓN 174 min.

PÚBLICOJóvenes

ESTRENO07/02/2020

GÉNEROS,

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El filósofo Leonardo Polo define persona como ser capaz de recibir la gracia. Para Polo, ser es co-ser, ser con y para los otros. Las personas que protagonizan la décima película de Terrence Malick (Ottawa, Illinois, 1943) son un matrimonio católico de granjeros austriacos con tres hijas pequeñas. Franz Jägerstätter (1907-1943) y Franziska (Fani) Schwaninger (1913-2013) deciden ser fieles a Dios que vive en sus conciencias: no le expulsarán para adorar a dioses extranjeros, en este caso Adolf Hitler y su diabólico nazismo, implantado en Austria tras el Anschluss de marzo de 1938, que la convirtió en una provincia del III Reich.

Con un manejo portentoso de la lírica cinematográfica, Malick rueda un poema sinfónico audiovisual que cuenta con la habitual calidad de sus películas precedentes, manifestada en la excelencia de las interpretaciones, la fotografía, el sonido, la música, la puesta en escena y el montaje. La película es larga porque toda pasión se hace larga, porque vivir cuesta y morir no es fácil. El rodaje se ha realizado en localizaciones alpinas del Tirol, con la bendición expresa de las hijas de Fani y Franz, beatificado en 2007 por Benedicto XVI. El ritmo epistolar del relato es decisivo, pues fueron las cartas entre los esposos, mientras Franz está preso en espera de juicio por traición al negarse a jurar lealtad a Hitler, las que inspiran a Malick el tempo de esta historia de amor que vence al odio.

El espectador que haga el pacto de lectura contemplativo que el cine de Malick demanda, se encontrará dentro de uno de los mejores retratos de la santidad en medio del mundo, en lo corriente y en lo extraordinario, que ha hecho el cine. La sutileza con la que Malick aborda esta historia real en la que es tan fácil juzgar, pone de manifiesto su comunión con Fani y Franz, que, con la ayuda de Dios, no juzgan a nadie, ni se ponen como ejemplo de nada. Simplemente aman a Cristo y le siguen, aunque el camino sea oscuro.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares