Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

(Actualizado el 25-02-2013)

Después de las notables Adiós, pequeña, adiós y The Town, el actor californiano Ben Affleck se consolida como director con Argo, Oscar 2013 a la mejor película. La acción, basada en hechos reales, se inicia el 4 de noviembre de 1979, cuando cientos de fundamentalistas islámicos irrumpen en la embajada de Estados Unidos en Teherán y apresan a 52 ciudadanos estadounidenses. Durante el caótico asalto, seis diplomáticos logran escapar y se refugian en la casa del embajador canadiense. Para sacarlos del país de forma segura, el agente de la CIA Tony Mendez urde un arriesgado plan: hacerlos pasar por cineastas que viajan por Irán en busca de localizaciones para una película de ciencia-ficción.

Magníficamente ambientada, rodada con vigorosa precisión, montada con intensidad creciente y eficazmente arropada por la música de Alexandre Desplat, la película ofrece un sabroso cóctel de intriga policial en plan Syriana, parodia sobre Hollywood al estilo de La cortina de humo y denuncia política con el aire documental y setentero de Costa-Gavras. Este último referente se aprecia sobre todo en el arranque, muy crítico con la intervencionista política internacional norteamericana y sus aliados occidentales. Después, ese tono reivindicativo se va diluyendo hasta un desenlace patriótico y peliculero: lo más convencional del filme.

Los demás elementos están bien dosificados, de modo que deparan unos cuantos momentos de gran vigor dramático o cómico. El reparto muestra su alto nivel, sobre todo los veteranos Alan Arkin, John Goodman y Bryan Cranston. Quizás el más plano de todos los actores sea Ben Affleck, aunque su sobria inexpresividad le va bastante bien a su enigmático personaje.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares