El protegido

Guion: M. Night Shyamalan.
Intérpretes: Bruce Willis, Samuel L. Jackson, Robin Wright Penn, Spencer Treat Clark, Charlayne Woodard, Eamonn Walker.
106 min.
Jóvenes.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

David es un guardia de seguridad que atraviesa una crisis matrimonial. Un espantoso accidente le hace tomar conciencia de su singularidad, y le pone en contacto con Elijah, un solitario coleccionista de tebeos aquejado de una enfermedad ósea que le hace muy frágil. Estos dos seres van a buscar lo que el destino les ha deparado al hacerlos como son: uno irrompible, el otro vulnerable.

Shyamalan dosifica la información con parsimonia. Descubrimos poco a poco los problemas laborales de David y las razones por las que abandonó su prometedora carrera deportiva. Vemos la adoración que su hijo siente por él y su deseo de verle convertido en un héroe; y cómo David querría complacerle, pero cómo le atenaza el miedo a fracasar. Por su parte, Elijah aporta preguntas desasosegantes y decorados barrocos, salidos del mundo del tebeo en que está inmerso. Él ha reconocido la cualidad extraordinaria de David y le empuja a ejercitarla.

M. Night Shyamalan va camino de convertirse en el nuevo chico de oro de Hollywood. Tras el relativo fracaso de Los primeros amigos, su primera película, escribió y dirigió El sexto sentido, uno de los hitos del año 2000. Ahora repite éxito con El protegido. Shyamalan está desarrollando un estilo propio, hecho de elementos simples: utiliza un lenguaje muy próximo al espectador, recurre a los conflictos familiares, a cuestiones profundas que interesan a todos. En este sentido, a pesar de los problemas de identidad de David, el espectador se interesa sobre todo por sus conflictos familiares. A la vez, la posible vocación de héroe de Willis refleja los problemas que plantea cualquier vocación humana y el lugar que cada uno debe ocupar en el mundo. En cuanto al hijo no es distinto a cualquier niño para quien su padre es siempre un héroe. En este punto resulta antológica la escena en que, sin palabras, David explica a su hijo lo que realmente es.

A Shyamalan le gusta sorprender, y lo hace manteniendo el suspense, revelación tras revelación, hasta llegar a la sorpresa final.