Samuel L. Jackson
A través de la historia de un empresario, la película trata la lucha contra el racismo en los Estados Unidos de la década de 1960.
Un digno final de la epopeya galáctica.
Marvel retoma la historia de Spider-Man, en solitario, con un Peter Parker que tiene que encontrar su lugar en el mundo de los superhéroes.
Gran remate de “Infinity War”, las tres horas de duración permiten alternar historias personales y gran épica, cerrar muchos relatos y dejar la puerta abierta a otros nuevos.
La primera película de la Marvel protagonizada por una superheroína, es una digno filme de entretenimiento… lejos del brillo de las mejores cintas de la franquicia.
Shyamalan recupera algo de fuelle con su personal franquicia de superhéroes, pero sin llegar a la altura de los éxitos de antaño.
La familia más conocida de superhéroes vuelve a la gran pantalla, pero esta vez es Elastigirl la que saldrá de casa. A Mr. Increíble le toca otra heroicidad: quedarse a cuidar de los niños.
No es una más de superhéroes, porque esta vez los directores arriesgan y sorprenden para explotar al máximo la acción y las historias de los personajes.
Lo mejor de Tim Burton desde “Big Fish”: una trama fantástica, narrada con gran agilidad, que nunca deja de sorprender.
Tarzán vuelve a la selva para combatir a unos explotadores. Espectacular continuación de los clásicos relatos, devaluada por el tosco retrato del malo.
Venganza, odio, codicia y un absoluto desprecio por la vida son los ingredientes de este macabro “western” que tiene mucho de tragedia griega en clave cómica, al estilo Tarantino.
Vigorosa cinta de acción que, por su violencia paródica e intenciones transgresoras, enlaza con el cine de Tarantino.
Tarantino recrea un viejo “spaghetti western” al más puro estilo suyo, con toques de comedia inteligente y violencia espectacular.
Cuando ya nadie esperaba nada bueno de una película de superhéroes, por pura saturación, Whedon ha logrado un resultado notable.
Unos impresionantes fuegos artificiales a escala del dios del trueno.
Pareja cómica de policías poco original y con humor zafio.
Adaptación al cine de una serie de TV, a su vez basada en un cómic manga de Osamu Tezuka.
Un guión caprichoso y efectista mezcla a varios personajes traumatizados que terminan conectándose.
La segunda entrega cinematográfica del cómic de Marvel es menos ágil que la primera y se nota, para mal, el cambio de guionista.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.