A dos agentes relegados a tareas de oficina se les presenta la oportunidad de convertirse en una pareja de policías de película, como la que forman sus compañeros Danson y Highsmith, interpretados durante un rato por Samuel L. Jackson y Dwayne Johnson.

Prototipo del subgénero de humor idiota-absurdo-procaz, la película lo abandona todo a intérpretes muy conocidos con fama de buenos improvisadores, situaciones surrealistas con un marcado cariz escatológico y unos diálogos que insisten una y otra vez en los mismos temas, A y/o B. Machismo casposo a escape libre, mujeres florero explosivas enamoradas de panolis, Wahlberg riéndose de su condición de hombre duro y resolutivo y… poco más. La trama no tiene chispa y la has visto mil veces. Te puedes reír con algunas patochadas (lo de Keaton es realmente divertido). pero son 7-10 minutos de los 107, y el resto es vulgar y, demasiadas veces, zafio.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares