Fernando Gil-Delgado

La primera cinta de animación por ordenador del estudio Ghibli tiene sus ingredientes tradicionales y algo de su magia y encanto, pero le falta la chispa del maestro Miyazaki.
Curioso cruce entre película de terror y comedia disparatada. Tiene grandes momentos, pero es demasiado basta para ganarse al gran público.