M. Night Shyamalan
Shyamalan estrena una película enrevesada que parece destinada a convertirse en uno de los taquillazos del mes de agosto.
Shyamalan recupera algo de fuelle con su personal franquicia de superhéroes, pero sin llegar a la altura de los éxitos de antaño.
Shyamalan regresa al género de terror con una película marcada por un ritmo asfixiante, aunque poco original y con toques de fuerte violencia.
Shyamalan ofrece un buen producto de género, en el que emplea su conocida habilidad para crear atmósferas inquietantes.
Padre e hijo, náufragos en la Tierra tras el accidente de su nave espacial, tienen que aprender a confiar uno en otro para sobrevivir. Película convencional, pero bella y positiva.
Shyamalan firma su peor película, un relato fantástico de artes marciales, adaptación de una serie de TV.
Película de suspense, un tanto cargada de violencia, en que Shyamalan vuelve a lucirse en la creación y el mantenimiento de una atmósfera angustiosa.
De neuvo Shyamalan aprovecha el género de suspense para abordar cuestiones de entidad e interpelar al espectador.
A Shyamalan le gusta sorprender, y lo hace manteniendo el suspense, revelación tras revelación, hasta llegar a la sorpresa final.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.