Consumismo
Con el precio del gas por las nubes, cada vez más estudiosos de la materia abogan por una vuelta a la sobriedad, un valor “tradicional” perdido en la actualidad consumista.
Le Monde
En vez de producir, consumir y desechar en masa, hay que fabricar bienes duraderos, dice un economista francés.
Frente a fenómenos globales como el Black Friday y el Cyber Monday avanzan campañas que buscan contener el consumo desenfrenado.
ONG, gobiernos y particulares buscan disminuir los residuos domésticos con iniciativas variadas.
El movimiento contra la obsolescencia programada está ganando fuerza en el mundo porque la situación actual no es sostenible.
Cada vez más sectores de negocio se pasan al modelo de la suscripción en vez de la venta. Existen ventajas para empresas y clientes, pero también riesgos.
Algunas empresas buscan fórmulas para evitar que las suscripciones provoquen un patrón de consumo compulsivo, y su correspondiente huella medioambiental.
Con vistas a evitar el desperdicio de recursos y una mayor contaminación por los desechos electrónicos, la Unión Europea propone instaurar un “derecho a reparar”.
Varias cadenas de tiendas ya ofrecen al cliente la opción de alquilar la ropa, una variante, en teoría, más ecológica que la compra y la acumulación, pero que también tiene sus inconvenientes.
Después de usar o consumir, dejamos a nuestras espaldas una extensa huella de residuos. La basura se acumula, pero también se multiplican las iniciativas para reciclar, reutilizar, prolongar la duración de los artículos, reducir vertidos.
Frente a la práctica de usar y tirar, que genera más desechos, se está promoviendo comprar objetos duraderos, reparar los averiados o aprovechar los usados.
Quartz
En vez de desechar los alimentos caducados o con desperfectos en el envase, un supermercado de Copenhague los pone en venta, para reducir la acumulación de desperdicios.
La campaña “conspiración de Adviento” anima a redescubrir la auténtica alegría de la Navidad.
Mundo Negro
Los funerales en Ghana se han convertido en fiestas competitivas en las que se derrocha dinero.
Muchos niños temen ser rechazados por el grupo si no visten ciertas marcas o no tienen el último teléfono móvil. Para prevenir este malestar, los padres pueden empezar por predicar con el ejemplo.
Frente a épocas anteriores en las que los sentimientos eran relegados a un segundo plano, las sociedades actuales se caracterizan por una omnipresente cultura emocional.
Anuario Filosófico
Colin Campbell, autor que ha prestado particular atención a la sociología del consumo, comenta la primacía del deseo sobre la necesidad en el estilo actual de comprar.
Aunque no aparece en la encíclica Caritas in veritate, Benedicto trató no hace mucho un tema crucial: la codicia, raíz de eso que Juan Pablo II llamó “economicismo”.
En tiempos de crisis económica, las familias redescubren el valor de la sobriedad.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.