Crecimiento económico no es lo mismo que desarrollo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 33s.
Crecimiento no es lo mismo que desarrollo

No hay que confundir crecimiento económico con desarrollo; pero la solución a los problemas de la producción y el consumo excesivos no es el decrecentismo. Es lo que sostiene Gabriel Colletis, profesor de Economía en la Universidad de Toulouse, en un comentario aparecido en Le Monde.

Hay, según Colletis, un “debate estéril” entre aquellos para quienes “sin crecimiento no hay manera de asegurar el poder adquisitivo, el empleo y el pago de la deuda pública”, y los que sostienen que “el crecimiento es incompatible con la supervivencia del planeta, sometido a la insensata actividad humana”. Es un diálogo de sordos, porque cada parte, desde sus presupuestos, tiene argumentos sólidos a favor de su postura.

Para salir del dilema, hay que evitar primero confundir crecimiento económico con desarrollo. Un crecimiento que lleva a la degradación de la naturaleza y al deterioro de las condiciones de vida no es desarrollo. En cambio, cabe desarrollo sin crecimiento, al menos sin crecimiento de la producción y del consumo.

En efecto, el PIB puede aumentar si sube el valor –y por tanto el precio– de los bienes duraderos. Una lavadora con más años de vida útil será producida en menor cantidad y tendrá un precio más elevado. “Este PIB en valor sería más deseable que el obtenido mediante una producción masiva pero destinada a no durar. Porque producir más exige una explotación mayor de recursos naturales y porque desechar la lavadora al cabo de cuatro o cinco años implica una externalidad negativa: una contaminación fuerte o un elevado costo de reciclaje”.

“Un desarrollo sin crecimiento en volumen permitirá conciliar lo aparentemente inconciliable: la satisfacción de las necesidades fundamentales y la protección de la naturaleza. Eso supone renunciar a producir y a consumir masivamente”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un comentario

  1. Colletis no distingue entre demanda y oferta agregada. Por la demanda, si no hay crecimiento de la renta, no hay consumo. Hay paro y no desarrollo de la persona. Por el lado de la oferta, observamos que un incremento de la renta no absorbe necesariamente la población. Parece que la remuneración se concentra en los más ricos y los más listos. El equilibrio económico entre demanda y oferta agregada no es instantáneo, porque los modelos económico no son estáticos.-

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.