Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Predecible y aburrida resulta la tercera parte de las aventuras de los robots que se convierten en coches o camiones. La saga es rentable, y la marca que fabrica los juguetes sigue financiando al productor Steven Spielberg y al director Michael Bay. Esta vez, al ser tan larga la película, son más llamativos los ridículos personajes, los artificiosos y pueriles conflictos y unos diálogos de vergüenza ajena, para meterse debajo de la butaca.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares