Glenn Morshower
Padre e hijo, náufragos en la Tierra tras el accidente de su nave espacial, tienen que aprender a confiar uno en otro para sobrevivir. Película convencional, pero bella y positiva.
Detrás de un biopic del manager de un equipo de béisbol, se esconde una gran película sobre algunas de las esencias de la sociedad norteamericana, retratada en su deporte favorito.
Predecible y aburrida resulta la tercera parte de las aventuras de los robots que se convierten en coches o camiones.
Resulta muy entretenida esta precuela de la saga de superhéroes iniciada en 2000 por Bryan Singer.
Hilarante disparate, con impresionante reparto, sobre una ultrasecreta unidad militar norteamericana que opera en Irak.
La segunda entrega supera a la anterior al principio, pero acaba hundiéndose en un exceso de aparatosidad.
Octubre de 1993. Soldados americanos de élite son enviados a Mogadiscio (Somalia) en una misión de paz de las Naciones Unidas. El fin se supone que es salvar vidas, no segarlas. Pero resulta que el principal objetivo de la misión es capturar al caudillo Aidid y acabar de raíz con la guerra. Al principio, todo parece ir bien, hasta que dos helicópteros Black Hawk, aparentemente invencibles, son derribados. Entonces la misión se convierte en una desesperada carrera para rescatar a la tripulación y a los soldados de tierra que han quedado atrapados o han resultado heridos en el accidente.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.