Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Los cuenta-cuentos saben que las historias existen en tantas versiones como narradores. Solo se les pide ser fieles a la idea original, en este caso, al divertido secundario que apareció hace pocos años junto a Shrek, un secundario que tenía tanta fuerza y personalidad que ha merecido una película para él solo, más o menos lo que hace casi tres siglos hizo Charles Perrault con él. Por cierto, a pesar de su tono desenfadado, tiene también, como corresponde a los cuentos clásicos, una moraleja acerca del valor de la amistad, del honor y de la honradez.

Como en anteriores ocasiones, porque el equipo de guionistas y el director trabajaron en aventuras de Shrek y en Hop, aparecen elementos de diversas historias populares; pero la línea argumental de El Gato con Botas es original, un desenfadado disparate hecho de acción y humor, y una buena dosis de ingenio. Está particularmente logrado el arranque y la caracterización de los protagonistas; el desarrollo es un enorme carrusel en el que suceden tantas cosas y se embrollan de tal manera que al final los realizadores tienen que dar las explicaciones a golpe de discursos y la historia pierde fuelle.

La realización es impecable y el 3D, aunque innecesario, embellece aún más una hermosa película que gustará a los más pequeños.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares