Chris Miller

22.Jun.2007
La muerte de su suegro, el rey-rana Harold, convierte al propio Shrek y a Fiona en reyes del Reino de Muy Muy Lejano. El guión de esta tercera entrega es aún más superficial y episódico que los de sus antecesoras. El desenlace exalta de nuevo la familia y la amistad.