Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Hollywood, 1927. George Valentin es una gran estrella del cine mudo, lo que no impide un matrimonio infeliz. Conoce a Peppy Miller, joven con deseos de triunfar en la pantalla, y a la que echa una mano. La llegada del sonido para las películas supondrá el declive de Valentin, mientras que Miller alcanza la cumbre del éxito.

Asombroso y genial film del director francés Michel Hazanavicius, que toma la opción radical de entregar una película muda a la antigua usanza, lo que incluye formato de pantalla 4:3, rótulos, acompañamiento de orquesta, gesticulación exagerada de los actores… También el montaje paralelo o los ángulos al más puro estilo expresionista.

Pero Hazanavicius no se limita a hacer que el público actual redescubra algo “antiguo”, sino que juega a mostrar lo que se ha quedado en el camino por los avances técnicos, y cómo la introducción del sonido dejó en la cuneta a muchos actores, idea ya presente en clásicos como Cantando bajo la lluvia y El crepúsculo de los dioses, citados sutilmente. De modo que hay recursos geniales, cuando un sonido surge inesperadamente, o un ruido es expresado por un rótulo.

La película, que sabe a obra maestra casi desde su arranque, es un cuento moral, un folletín con espacio para las risas, las lágrimas y el amor, que fustiga la soberbia y alaba el amor desinteresado. Hazanavicius ha hecho un casting perfecto, los actores parecen de la época. Bérénice Bejo es de una belleza y bondad arrebatadoras, y Jean Dujardin atrapa todos los matices del que cae desde lo más alto.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares