Puro vicio

Puro vicio

TÍTULO ORIGINAL Inherent Vice

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2015

DURACIÓN 148 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNViolencia, Sexo

ESTRENO13/03/2015

ACTORES, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Esta adaptación de la novela Inherent Vice, de Thomas Pynchon, cuenta en dos larguísimas horas y media la historia de un detective drogadicto, de su desenfrenada exnovia y su criminal amante, de un agente del FBI que siempre llega tarde, de surferos, hippies, contrabandistas, mafiosos y prostitutas. Todo oscuramente sórdido y explosivamente onírico y surrealista, como un mal viaje psicótico. Envuelto en una magnífica fotografía vintage, mucha música y una frivolidad de fachada que deja ver ostensiblemente las profundas grietas que erosionan el sueño americano.

Puro vicio es una de esas películas que ahoga sus virtudes en sus defectos. Es una cinta de universo visualmente potente, de un eficaz arranque con una magnífica y ágil presentación de personajes. El problema es que después del chute llega la resaca, y aquí la resaca es interminablemente larga y, como toda resaca, deja muy pronto de tener gracia. Llega un momento en que la narrativa es tan confusa que se hace arbitraria, que los excesos se hacen repetitivos e innecesariamente explícitos y descarnados, que los personajes entran en bucle y que lo que anunciaba ser una película con carácter acaba siendo una película de tantas.

Parte del problema es que Paul Thomas Anderson se ha ceñido demasiado al texto y en vez de contar él la historia que ha escrito Pynchon, ha dejado que Pynchon le escribiera la película. Y aquí hay demasiado párrafo que poner en imágenes. La densa narrativa, los largos parlamentos en off, las reflexiones interiores funcionan bien durante unos minutos pero terminan convirtiendo la película en un farragoso camino del que se quiere salir cuanto antes.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.