La franquicia de acción protagonizada por Keanu Reeves vuelve a la gran pantalla con una espectacular entrega que no defraudará a los fans y a los que buscan acción, tiros y violencia en dosis adrenalínicas. A pesar de estas supuestas virtudes y de un reparto nada desdeñable, en el que aparte del citado Reeves encontramos apariciones de Halle Berry, Laurence Fishburne o Anjelica Huston, lo cierto es que esta tercera cinta de Chad Stahelski no da nada más que lo que promete: mamporros, algo de humor y escenas de acción realmente bien resueltas y coreografiadas. Apenas hay desarrollo de personajes o una cierta densidad dramática. Ni siquiera hay diálogos para el estólido Wick, que se limita a matar y sobrevivir. En fin, buen cine de palomitas para el que solo quiera un rato de evasión salpicada de sangre.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print