·

Woody Harrelson
La versión americana está muy por debajo de los “Campeones” de Fesser.
Segunda Palma de Oro de Cannes para el director sueco Ruben Östlund en otro bombardeo histriónico a la estupidez contemporánea.
1942, Segunda Guerra Mundial. Después del devastador ataque sorpresa que destruyó Pearl Harbor, la Armada Imperial Japonesa se prepara para un nuevo ataque. Pero el Almirante Nimitz (Woody Harrelson) y Dick Best (Ed Skrein), el mejor piloto de la armada estadounidense, preparan un contraataque al imponente ejército japonés.
En esta secuela de “Bienvenidos a Zombieland”, el grupo de protagonistas tendrá que viajar desde la Casa Blanca hasta el corazón de los Estados Unidos.
Una nueva historia fruto del mundo galáctico creado por George Lucas, esta vez spin-off del carismático personaje interpretado por Harrison Ford, Han Solo. Ideal para los fans de Star Wars.
Historia impactante y devastadora, que enfrenta a una mujer que pide justicia y a un “sheriff” que padece una enfermedad terminal.
La vida de una familia disfuncional, contada por una de las hijas, que ha de madurar antes de tiempo.
La tercera entrega de la nueva saga es una fantasía distópica por encima de la media, brillante en el aspecto técnico y con apuntes interesantes sobre la grandeza y la miseria de la condición humana.
La segunda película de los ilusionistas es entretenida, pero se enreda en un “más difícil todavía” que le quita la frescura del original.
El final de una saga notable, innecesariamente alargado, no pasa de correcto, aunque lo salvan los actores.
La actriz protagonista, Jennifer Lawrence, exhibe dramatismo y grandeza en su papel de heroína de la rebelión contra la tiranía.
Dos policías investigan un crimen horrible. El guion de esta serie, pensado para que el espectador se enganche a los protagonistas, también abunda en lo sórdido.
La segunda parte de la trilogía basada en las novelas juveniles de Suzanne Collins supera a la anterior cuidando más la evolución de los personajes.
Un grupo de ilusionistas son sospechosos de un robo; la policía los investiga con ayuda de otro mago. Mucho truco espectacular, mientras las historias humanas y el excelente reparto apenas se explotan.
Lucha a muerte entre chicos de 12 a 16 años. Adaptación de la novela juvenil de Suzanne Collins, se ha convertido en un fenómeno entre el público adolescente.
Amena y espectacular cinta del catastrófico Emmerich, que firma su mejor obra.
Un melodrama inverosímil y bastante simple que gasta su escasa pólvora en fuegos artificiales.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.