Una particular alineación de planetas en el firmamento provoca una mayor actividad solar, y así la Tierra tiene los días contados: el 21 de diciembre de 2012 será el Juicio Final. Unos pocos científicos se han dado cuenta y han alertado a las autoridades. Los principales gobiernos del mundo se unen en un intento de que la raza humana sobreviva a la catástrofe.

2012 viene de la mano de Roland Emmerich, autor de Independence Day y de El día de mañana, aventuras en las que estuvo a punto de acabar con el planeta y con las que esta tiene muchos puntos comunes. Ahora bien, si en aquellas películas un puñado de héroes salvaba nuestro planeta y la humanidad, esta vez no es posible: el calendario maya, de donde sale el título, termina el 21 de diciembre de 2012.

No es casualidad que en torno a estas fechas hayan aparecido numerosos títulos y filmes de catástrofes, como la pretenciosa Señales del futuro, de Alex Proyas, protagonizada por Nicolas Cage.

En 2012 Emmerich no engaña a nadie y no defrauda a nadie; ofrece lo que es y lo que tiene, es decir su pasión por el cine de género, con una gran cultura cinematográfica, mucho oficio y poderío visual. El espectador sabe perfectamente lo que va a ocurrir y cómo va a ocurrir desde el primer instante, y sin embargo sigue la película con interés a lo largo de sus dos horas y media. El peso de la narración cae sobre dos personajes, el de John Cusack, padre de familia que quiere recuperar el amor de su mujer y sus hijos; y el de Chiwetel Ejiofor, científico asesor de la Casa Blanca, rodeados de un excelente plantel de actores veteranos. Sus historias se cruzan y separan, a un ritmo cada vez más intenso, en una cascada ininterrumpida de sentimientos, humor y acción. No importa que el guión sea increíble -ése es el punto de partida-: importa la puesta en escena, el espectáculo, la ingenuidad de los planteamientos, y el fondo positivo que tiene la película: familia, piedad, bondad y entrega.

Una cascada de efectos especiales bien hechos, de guiños a casi todo el cine de catástrofe que existe, y un final feliz para que disfrute toda la familia, siempre y cuando uno suspenda el espíritu crítico y se disponga, como un niño, a comer palomitas.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares