Triage

Triage

TÍTULO ORIGINAL Triage

PRODUCCIÓN Bélgica - 2009

DURACIÓN 99 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNViolencia, Sexo

ESTRENO27/11/2009

GUIONISTAS

DIRECTORES

“¿En qué piensas o a qué aspiras / cuando tras tu gusto vas, / pues dél no te queda más / que enemigos que conspiras? / Si es que adelante no miras, / mira la vida pasada, / que si en tan corta jornada / lo más pasa desa suerte, / hasta llegar a la muerte, / ¿qué te queda? Poco o nada.”

Los poetas sí que saben, y Calderón da la clave de lo que ha querido hacer Tanovic en esta película sobre un hombre atrapado por su pasado, incapaz de mirar a nada ni a nadie fuera de sí en el presente, evidentemente sin futuro.

El propio director adapta la novela homónima de Scott Anderson sobre el drama de un fotoperiodista bélico que regresa a su casa irlandesa tras un azaroso trabajo en la guerra de Bosnia que le deja absolutamente roto.

Tanovic es ambicioso y su película se resiente de unos defectos que se resumen diciendo que quien mucho abarca poco aprieta. Aunque todo lo que cuente sea conmovedor y verosímil, suena a impostado, a texto que de tanto ser retocado ha perdido fluidez. Los personajes de Paz Vega (qué personaje tan poco creíble) y Christopher Lee (un as sacado de una manga que parece de otro traje, de otra película) se atascan, no están engrasados, y va quedando aislado un Farrell solvente pero demasiado intenso, tanto que se vuelve plano. Los defectos de El infierno se repiten y las virtudes de En tierra de nadie casi no asoman. Triage se ha rodado con corrección y buen estilo, en buena parte en la Ciudad de la Luz, una buena noticia para Alicante y para la producción española de películas internacionales.

Tanovic ha tomado el gusto al nihilismo fatalista y abruma tanta pose (lo siento, me parece pose). Me quedo, en este mes de noviembre, con la medicina de Rocío Arana: “A veces, en mi casa, cuando gritan / los perros, cuando ladran los minutos, / cuando no sé qué hacer, pero no tengo / mapas para mis manos y mis ojos, / cuando las cosas lloran su silencio / entonces, lentamente voy girando / la cara para ver tu luz de tarde.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares