La película más cara de la historia del cine español es una agradable sorpresa. Lo digo desde el principio: Planet 51 me gusta mucho. Evidentemente, tratándose de una cinta cara y teniendo como guionista al norteamericano Joe Stillman (coautor de los guiones de los dos Shrek) hay que considerarla como una película de primera división y como tal se la debe juzgar.

No quiero contar mucho del argumento de la película porque su gracia reside especialmente en la originalidad de su planteamiento, con la llegada de una nave norteamericana al nunca pisado por el hombre Planeta 51.

Creo que el guión de Stillman tiene las cosas buenas de Shrek y evita sus chistes procaces, los continuos guiños a un espectador adulto no especialmente sutil y las cansinas parodias de muchas historias y películas precedentes. Como se puede adivinar, Shrek no me entusiasma.

Desde el punto de vista de la realización, Planet 51 está muy bien hecha, y con una animación de buena calidad, aunque naturalmente no llega al nivel de Pixar. La cinta tiene ritmo, simpatía y unos personajes divertidos y entrañables. Se le puede poner la pega de que la trama contiene algunos elementos convencionales; pero creo que se compensan con una vitalidad en los personajes y en sus aventuras que no se había logrado nunca en el cine de animación español, y que si se comparan con las películas norteamericanas de similar presupuesto dejan a Planet 51 en la parte de arriba.

En suma: una película notable, muy divertida, perfectamente vendible en el mercado internacional, para el que nace (el doblaje original se ha hecho en inglés).

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares