Diego Contreras

1.May.2002
La prensa de Estados Unidos no ha inventado el escándalo de los sacerdotes acusados de abusos sexuales. Pero, en su mayor parte, tampoco ha presentado un cuadro certero del problema.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.