Carlos A. Marmelada

A principios del siglo XIX la ciencia poseía un poder cautivador debido a siglo y medio de éxitos. Asi, en este libro novelado Kehlmann retrata con fina ironía el ambiente cultural que vivía la ciencia durante la época de la Ilustración.
Desde una perspectiva interdisciplinar que abarca los ámbitos de la ciencia, la filosofía y la religión, Artigas y Turbón defienden la compatibilidad entre la teoría de la evolución biológica del hombre y la existencia de un Dios que crea siguiendo un plan racional.
Este libro presta un gran servicio a quienes están interesados en el conocimiento de la historia de la ciencia, pues ha logrado elaborar un texto totalmente asequible a cualquier lector ávido de conocimientos.