En el búnker con Hitler

Escaparate de libros

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Dans le bunker de Hitler: 23 juillet 1944-29 avril 1945Crítica. Barcelona (2007). 175 págs. 17,50 €. Traducción: María Pons Irazazábal.

Durante los últimos nueve meses de la Segunda Guerra Mundial el joven oficial de la Wehrmacht Bernd Freytag von Loringhoven fue el ayudante de campo del coronel general Heinz Guderian (el mismo que había creado las “Panzerdivisionen” y el concepto de “Blitzkrieg”, posibilitando con ello la expansión del nazismo desde el Volga hasta los Pirineos y desde el Círculo Polar Ártico hasta el Sahara) y de su sucesor, el capitán general Krebs.

Desde esta posición pudo conferenciar con Hitler casi todos los días, lo que le convierte en uno de los poquísimos personajes históricos vivos (actualmente tiene 92 años) que nos pueden contar de primera mano el ambiente asfixiante que se vivía en los centros de poder y decisión de la Alemania nazi (la Guarida del Lobo en Prusia, el campo de Maybach en Zossen y el propio “Führerbunker”) durante los últimos nueve meses de guerra. El día antes de suicidarse, Hitler le dio permiso para que abandonara Berlín. Logró pasar las líneas soviéticas y llegar hasta la zona norteamericana.

Durante los dos años y medio de cautiverio fue tomando notas de sus recuerdos y tras su puesta en libertad empezó la redacción de sus memorias, que permanecieron inéditas. En la República Federal Alemana desempeñó altos cargos de responsabilidad en la Bundeswehr y en la propia OTAN. Hace dos años se le animó para que diera forma definitiva a sus recuerdos y los publicara. Ahora acaban de salir en lengua castellana.

Para los apasionados por la historia del siglo XX este libro representa un testimonio directo de ese periodo, en el que se nos relata el desmoronamiento del III Reich ante los ojos de este joven oficial quien, desde su posición, era uno de los pocos que tenía acceso a la verdadera situación del frente oriental. Loringhoven insiste en que en esas reuniones nunca se habló de la auténtica naturaleza de los campos de concentración ni del exterminio de los judíos. En cualquier caso los aliados determinaron que Loringhoven no había cometidos actos contrarios a las leyes de la guerra y que se había limitado a cumplir con su deber como soldado, por muy relacionado que hubiera estado con las altas esferas militares y con el entorno de Hitler.

Además de explicar los acontecimientos históricos del momento, Loringhoven también explica cuál era la mentalidad de los oficiales alemanes de alto rango, que hunde sus raíces en el pasado, de modo que el lector puede comprender por qué un gran grupo de hombres intelectualmente notorios no actuaron contra Hitler, viéndose arrastrados junto a toda Alemania hasta el abismo. “En el búnker con Hitler” es, pues, un libro prácticamente imprescindible para quien guste de la historia contemporánea.

Carlos A. Marmelada

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares