Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Alguien dijo que nunca segundas partes fueron buenas, pero se equivocó. Los productores de Noche en el museo han confiado en el mismo equipo para rodar esta secuela, y éstos han hecho una buena faena, superando el original para lograr una historia de aventuras divertida y trepidante. La fantasía se desborda, dentro de los límites que impone una historia familiar y el museo más grande del mundo.

Los efectos especiales son apabullantes, pero están al servicio de la narración. El protagonista vuelve a ser Larry, con Amelia Earhart (la siempre eficaz Amy Adams), primera mujer piloto que cruzó el Atlántico, una encantadora aventurera, y otros personajes ya conocidos de la película anterior.

La tecnología permite crear situaciones insólitas que antes sólo habíamos visto en dibujos animados: los cuadros cobran vida y, en medio de persecuciones y carreras, uno puede acabar dentro de ellos. Y sin embargo, las escenas más divertidas son dialogadas entre personas (aunque uno sea un faraón muerto hace miles de años), y hay que descubrirse ante Ben Stiller, que da el do de pecho en cada escena, y Amy Adams, que le da una réplica perfecta.

En suma, una entretenida y vistosa cinta de aventuras con un tono clásico, con un acabado notable e interpretaciones llenas de vitalidad.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares