Un viaje de ida y vuelta. El de Bilbo Bolsón, un mediano hogareño que se ve envuelto en una aventura con unos enanos. Un mago, Gandalf, les ha recomendado al hobbit como experto saqueador. La misión: recuperar su hogar perdido y el tesoro que hay dentro… El hobbit, la obra de Tolkien, es un largo y chispeante cuento, no una solemne novela épica. Pero no toca hablar aquí de Tolkien sino de la película de Peter Jackson, primera de una trilogía. El titular podría ser: bien, pero larga, innecesariamente larga y seria. Se parece demasiado a

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.