Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Se esperaba más de esta película de género ambientada en la Norteamérica de los años 50, con un impecable diseño de producción y un reparto de lujo.

Pero Ruben Fleischer, el director de Bienvenidos a Zombieland, no le coge el tono a la película (que bascula con sensible torpeza desde los apuntes de humor –lo mejor de la cinta– hasta el dramatismo puro y duro), ni el ritmo, ni sabe dirigir a los actores, que se encuentran o sobreactuando (es el caso de Sean Penn) o deambulando por la historia (que es lo que hace Emma Stone).

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.