Diego Contreras

25.Ene.1995
El tercer milenio de la era cristiana debe ser el de la evangelización de Asia, así como el primero lo fue de Europa y el segundo de América y África. Juan Pablo II propuso este ideal durante su estancia en Filipinas, Papúa-Nueva Guinea, Australia y Sri Lanka.