007: Spectre

Spectre

TÍTULO ORIGINAL Spectre

PRODUCCIÓN Reino Unido - 2015

DURACIÓN 148 min.

PÚBLICOJóvenes-adultos

CLASIFICACIÓNViolencia, Sensualidad

ESTRENO06/11/2015

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El prólogo –siempre hay un espectacular prólogo en las historias de James Bond– esta vez forma parte de la trama principal: Bond, por libre, persigue a un criminal italiano, portador de un siniestro anillo, en plena ciudad de México. Después seguirá su pista por Italia, descubriendo la existencia de una perversa organización llamada Spectre, que tiene múltiples ramificaciones por todo el mundo, y está controlada por viejos enemigos suyos. Una trama paralela muestra los problemas del servicio secreto británico, que quieren hacer desaparecer, al considerar las autoridades que sus “operativos” y métodos son cosa del pasado.

Sam Mendes, responsable de Skyfall, la anterior entrega de la saga Bond, había prometido que no volvería a hacer un 007. Pues bien, se ha desmentido y lo ha hecho a lo grande, con una película digna de su predecesora. Spectre, además, bien podría ser el broche final de 007 con Daniel Craig encarnando a este personaje. Este Bond ha conocido una evolución interesante, vuelve al punto de partida y, después de demostrar que tiene sentimientos, puede tomar las riendas de su vida que dejara en Casino Royale. Valga este comentario a favor del trabajo de este actor, que da profundidad a un personaje concebido inicialmente como un ser plano.

Llama la atención en esta entrega el trabajo de los guionistas para dar espacio a una serie de personajes que habitualmente no aparecen más que en breves momentos, y los actores responden al desafío: M (Ralph Fiennes) se convierte en agente de campo; Q (el joven Ben Whishaw) sale del laboratorio y demuestra que tiene mucho que aportar al servicio secreto. En el capítulo de chicas Bond, Monica Bellucci resulta, en su breve aparición, la más talludita de las mujeres que han optado a ese puesto, y está fantástica; Léa Seydoux, al contrario, ocupa el actual trono por derecho propio. Y el capítulo de los villanos también está servido.

Como en Skyfall, Mendes se muestra muy clásico a la hora de contar su historia, llenando la pantalla de guiños a las películas anteriores de la saga, especialmente de las protagonizadas por Roger Moore (Vive y deja morir, Desde Rusia con amor): no hay más que ver los coches, la gran secuencia del tren o el guiño a aquel villano llamado Tiburón.

La acción es impecable, y las dos horas y media se pasan en un vuelo. Pero además de dar diversión, la película se permite tratar el tema de la actual obsesión por la vigilancia y la seguridad, que suponen serios límites a la libertad ciudadana y pueden servir a oscuros intereses.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares