Woody Allen vuelve a ponerse delante de las cámaras interpretando a su clásico personaje. Como siempre, se trata de una película coral, con muchas tramas amorosas, pero con un tono menos cínico que otras veces, aunque tremendamente irónico, hedonista e incidentalmente soez.

Roma es la ciudad elegida como telón de fondo para esta comedia ligera, que habla del amor, del arte y de telebasura en términos tan volátiles como entrañables. En elenco contamos, entre otras, con la presencia resultona de Penélope Cruz, de Alec Baldwin, que hace la función de coro o conciencia de uno de los personajes —algo ya usado por Allen en otras ocasiones—, de Ellen Page (Juno), que se confirma como una excelente actriz, y un siempre desbordante e hiperbólico Roberto Benigni, que protagoniza la trama más surrealista e hilarante del filme.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.