A diferencia de la novela homónima de Kazuo Ishiguro en la que se inspira (cfr. Aceprensa, 9-11-2005), Nunca me abandones da la clave en la primera escena. Kathy (Carey Mulligan, An Education), la protagonista, revela quién es y qué es; pero lo hace con tal sutileza que casi lo has olvidado cuando comienza el largo flash-back, su historia y la de sus dos amigos Tommy y Ruth. Ellos crecieron juntos en Hailsham, un internado para niños muy especiales. Todo parece idílico aunque siempre aparezca un elemento distorsionado, alg ...

Contenido oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.