Lydia Wilson

9.Mar.2011
Aunque deprimente, la adaptación de la novela de Ishiguro es inteligente y hermosa al tratar un asunto que tristemente podría ser llegar a ser real.