Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 08/15

Este intenso melodrama del premiado documentalista inglés James Marsh (Man on Wire, Proyecto Nim) refuerza sus opciones a los Oscar tras ganar los Globos de Oro 2014 a mejor actor dramático (Eddie Redmayne) y música (Jóhann Jóhannsson), y haber optado también a mejor película y actriz dramáticas (Felicity Jones). Unos reconocimientos que se añaden a los de varias asociaciones de críticos.

El filme recrea la conmovedora relación entre el famoso astrofísico inglés Stephen Hawking y su primera esposa, Jane Wilde, a partir de la autobiografía de ella. Concretamente, describe su encuentro en Cambridge, su boda, el nacimiento de sus tres hijos, el triunfo profesional de Hawking, sus crisis conyugales… mientras ambos luchan heroicamente contra la grave enfermedad degenerativa que le diagnosticaron cuando tenía 21 años —justo antes de casarse—, y que muy pronto postró a Hawking en una silla de ruedas.

Bien dirigida, ambientada e interpretada, su guion evita la hagiografía, matiza a los personajes, muestra con ternura la compleja vida conyugal y familiar de Hawking, y trata con ponderación el debate entre ateísmo y religión que mantiene el científico consigo mismo y con su esposa Jane, anglicana practicante.

Queda así una bella historia de superación y amor, más profunda de lo esperado y con unas interpretaciones antológicas, sobre todo de Eddie Redmayne, pero también de Felicity Jones, que ofrece la caracterización más emotiva de su carrera.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares