Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Un hombre alquila una habitación en un lujoso hotel de Nueva York, encarga una comida exquisita, abre la ventana, sale a la cornisa y se dispone a saltar. Naturalmente, la historia tiene muchas ramificaciones relacionadas con el pasado de un policía y su empeño por demostrar su inocencia en un caso turbio. Todo es inverosímil, pero se hace creíble gracias

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares