Cómo conocí a vuestra madre

Cómo conocí a vuestra madre

TÍTULO ORIGINAL How I Met Your Mother

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2005

DURACIÓN 22 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez, Sensualidad

ESTRENO19/09/2005

PRODUCTORAS

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cinco amigos, tres chicos y dos chicas. Un romántico (Josh Radnor), una alérgica al compromiso (Cobie Smulders), un adicto al sexo (Neil Patrick Harris) y una pareja de eternos enamorados (Jason Segel y Alyson Hannigan). Un punto de encuentro, bar MacLaren´s. Y una voz en off que en el año 2030 cuenta a sus hijos como conoció a su madre hace 25 años.

Esta fórmula ha dado lugar a 7 temporadas en los que la serie no ha dejado de ganar adictos entre el público juvenil, especialmente el que ve series por Internet. Aún queda por llegar la octava y última temporada que finalizará en mayo de 2013.

Craig Thomas y Carter Bays, creadores y principales guionistas de la serie empezaron haciendo guiones para el famoso Late Show with David Letterman. Con ese padrino lograron hacerse sitio en la ficción televisiva. En la sitcom que nos ocupa parten de un material que conocen bien: “algunas de las historias sobre nuestros amigos y las estupideces que cometimos en Nueva York”.

Toque nostálgico y amable

El toque nostálgico y amable de la serie está muy conseguido, ya que sin caer en la cursilería consiguen cinco personajes entrañables unidos por una sólida amistad. La serie aguanta bien el paso de episodios y temporadas gracias al ingenio de las historias y los diálogos, el ritmo endiablado (muy al estilo de la screwball comedy), los saltos en el tiempo y los constantes cambios en el punto de vista.

Todo queda bien engarzado gracias a un montaje muy dinámico y una música bien seleccionada, con canciones que apenas llegan a durar medio minuto pero enriquecen la historia. Desde la famosa Raiders March que John Williams compuso para Indiana Jones a temas fácilmente reconocibles de REM, Bruce Springsteen, Sarah McLachlan, ABBA, Elton John o Bon Jovi, la música es fundamental para entrar en la memoria de los personajes, muchas veces marcada por una canción.

La serie aguanta bien el paso de episodios gracias al ingenio de las historias y los diálogos, el ritmo endiablado, los saltos en el tiempo y los cambios en el punto de vista

Cada uno de los cinco protagonistas recuerda a su manera los mismos sucesos, algo que da lugar a gags muy divertidos. Todo este esfuerzo por hacer una serie humorística se apoya en la acertada interpretación de los protagonistas que consiguen algo muy difícil: hacer el idiota sin parecer imbéciles; ser tiernos, pero no ñoños; divertidos, pero no payasos.

Algo que ha dado mucha relevancia a la serie son sus famosos “cameos”. Desde Jennifer López a Britney Spears, pasando por Martin Short, Katie Holmes o el detective de Twin Peaks (Kyle MacLachlan). Especialmente divertido es el paso por la serie del cantante Enrique Iglesias, que interpreta a un cantante argentino del que todo el mundo se enamora (incluso Jason Segel: enorme el plano abrazado a su cojín mientras babea escuchando en su sala de estar al hijo de Julio Iglesias cantando una de sus melosas canciones). Como actor Enrique Iglesias es francamente insoportable, pero le salva que su personaje está muy bien escrito y excepcionalmente acompañado por el carismático quinteto de cómicos protagonistas.

Logra hacer reír con frecuencia, pero es mucho más limitada para conmover al espectador

Romanticismo pragmático y sexualizado

Heredera de Friends, construye y hace evolucionar unos personajes inmaduros pero sin exagerar su infantilismo. También se distingue por tener algunos momentos de cierto dramatismo bien conseguidos. Sin embargo, es una lástima que la serie sólo esboce la crisis de madurez típica de las relaciones afectivas en la juventud. El problema fundamental radica en que los personajes tienen un romanticismo aparentemente muy idealista, pero realmente cosificado, pragmático y sexualizado. Cómo conocí a vuestra nadre logra hacer reír con frecuencia, pero es mucho más limitada para conmover al espectador.

Resulta difícil meterse en la piel de unos personajes que sobreviven con tanta facilidad a los continuos cambios de pareja. El lobby gay deja su marca en varios capítulos, algo que hace que la serie acabe resultando más pedagógica de lo que pueda parecer a simple vista. En el fondo subyace la idea de tantas comedias groseras actuales en las que personajes jóvenes de una vida sexual hiperactiva pasan a ser de la noche al día padres responsables, maridos fieles y ejemplares. El historial de títulos de películas recientes que comparten esta idea es largo: Con derecho a roce, Amor y otras drogas, El cambiazo

Como conocí a vuestra madre no es tan soez como estas películas ni tan monotemática como las comedias juveniles “supersalidas” de Judd Apatow (en las que aparece con frecuencia uno de los protagonista de esta serie, Jason Segel).

Aquí hay muchos más matices en los personajes, algo que hace que la serie sea más cercana. Sin embargo los personajes de la serie dan al sexo un sentido prioritario, especialmente el personaje de Barney (interpretado por el que fuese Un médico precoz).

Esto hace que el recorrido dramático de los personajes sea más hormonal que romántico y por tanto muy limitado. De esta manera la serie se queda a mitad de camino, lejos del nivel más que notable que vive la comedia americana gracias a series como The Big Bang Theory y películas como Nothing Hill, In good company, American Dreamtz, Pequeña Miss Sunshine, Juno, 500 días juntos o Happythankyoumoreplease (la excelente opera prima dirigida, escrita e interpretada por el protagonista de Cómo conocí a vuestra madre: Josh Radnor).

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares