Mark Strong
Cate Blanchett es lo mejor de un drama que empieza bien para desinflarse absolutamente después de la primera hora.
Disney da en la diana con la sorprendente y espectacular historia de la villana de “101 dálmatas”.
Sam Mendes rueda una joya de cine bélico con vocación de clásico.
Este retrato gélido sobre la corrupción del sistema democrático a manos de los “lobbies” rebate la idealización de la política de algunas series americanas.
Vigorosa cinta de acción que, por su violencia paródica e intenciones transgresoras, enlaza con el cine de Tarantino.
Una mujer incapaz de recordar nada de un día para otro va descubriendo que su historia no es como le cuentan.
Cómo el matemático Alan Turing descifró las comunicaciones alemanas en la II Guerra Mundial: una historia bien contada, sin perderse en caminos secundarios.
Un detective que investiga entrando en los recuerdos de los clientes protagoniza este buen “thriller” psicológico, rodado con algunos errores de principiante.
Lograda película de animación, por su calidad técnica y por su historia, sobre las hazañas de un joven caballero en la Edad Media.
Kathryn Bigelow vuelve a internarse en el cine bélico con una documentada narración de la operación de caza y captura a Osama Bin Laden.
El director de WALL•E se pasa al cine de acción real en una costosísima adaptación de una novela de Edgar Rice Burroughs.
Una notable película de aventuras en el desierto, que no llega a la altura de Lawrence de Arabia, pero resulta entretenida, profunda y con una bella música.
El director sueco congela la novela de Le Carré y la narra de un modo sincopado que puede cansar al espectador.
Otro superhéroe de cómic llevado a la pantalla grande, con gran espectáculo visual y una historia que solo seguirán bien los conocedores del original.
Digna y amena película de romanos dirigida por el autor de El último rey de Escocia y La sombra del poder.
Vuelve el australiano Peter Weir (Master and Commander) con la impresionante historia de un grupo de presos que se fugan de un gulag siberiano en 1940.
Una parodia de las películas de superhéroes, obscena y brutal.
Buena película comercial, con excelente trabajo de la pareja protagonista, pero que no llega a la altura de los clásicos del género.
Una de las mejores películas de aventuras de los últimos años, muy bien dirigida por Ritchie, con excelentes guión, reparto y puesta en escena.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.