Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Matthew Vaughn (Londres, 1971) retoma en su tercera película el tono descarnado e hiperviolento de su ópera prima Layer Cake. Vaughn, que comenzó siendo productor de las películas de Guy Ritchie como Lock & Stock y Snatch: cerdos y diamantes, adapta un cómic escrito por Mark Millar y John Romita Jr., dos autores que se han encargado de ensuciar el universo Marvel con sexo, violencia próxima al gore y diálogos de cloaca.

Lo que puede parecer, inicialmente, una crítica gamberra y obscena a la plaga de películas de superhéroes que padece el cine, no deja de ser otra más, simplemente más depravada, con una niña de 11 años matando gente y diciendo procacidades, adiestrada por su tarado padre. Un zumo multifrutas a base de descerebradas películas para adolescentes pervertidos, lo peor de la filmografía de Tarantino e historietas gráficas delirantes con vitola de cultura underground.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares