Un buen corazón

Un buen corazón

TÍTULO ORIGINAL The Good Heart

PRODUCCIÓN Dinamarca - 2009

DURACIÓN 95 min.

PÚBLICOAdultos

CLASIFICACIÓNLenguaje soez

ESTRENO11/09/2009

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Sin los cinco minutos finales, The Good Heart sería probablemente una de las pequeñas joyas del cine de este año. Porque méritos no le faltan a esta cinta heredera del cine del finlandés Aki Kaurismäki que cuenta la amistad de un joven vagabundo, tan desgraciado como buena persona, y el arisco dueño de un bar de mala muerte que trata de mantener el negocio sin renunciar a unas extrañas reglas: solo pueden entrar los clientes conocidos y no se permitirá nunca el paso a las mujeres.

Como en Luces al atardecer o Un hombre sin pasado, el islandés Dagur Kári extrae un entrañable retrato humano de donde aparentemente solo hay miseria y desgracia. La ventaja para el espectador menos cinéfilo es que Kári cambia el ritmo pausado y el hieratismo del cine de Kaurismäki por una realización algo más dinámica. Las dos interpretaciones protagonistas son sencillamente antológicas. Podría decirse que ha tomado lo mejor del maestro -la mirada irónica y piadosa hacia los personajes-, ha potenciado sus aciertos -esos diálogos cortados a navaja de sentencias tan extrañas como clarividentes- y ha limado su seriedad -la película tiene un sentido del humor más universal y hay momentos divertidísimos-.

Pero… no ha sabido terminar la película. Y esos cinco minutos finales, de serie de medio pelo, de culebrón de sobremesa, recurren a un edulcoramiento mil veces visto impensable en Kaurismäki (ni probablemente en ningún otro realizador serio) que echa por tierra la película. Y habrá quien diga que un final no puede destrozar del todo una historia, pero casi.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares