Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Es fácil y difícil entender cómo una película tan tonta como la precedente pudo hacer sus buenos 400 millones de dólares en la taquilla. Después de haber sido destrozada por la crítica de todo el mundo, especialmente la norteamericana, llega la segunda parte, 146 minutos con los paseos de cuatro mujeres que rivalizan en estupidez histérica.

El comentario final de la crítica escrita por Ana Sánchez de la Nieta describe bien el paradójico logro de esta sandez filmíca: “Mientras dura la película, una desea ardientemente haber nacido hombre”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares