Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Como El profesional, pero con padre e hija sensu stricto. Podría ser el apretado resumen de esta película producida y escrita por el francés Luc Besson.

Un agente (bueno, en realidad un asesino a sueldo) de la CIA con una enfermedad terminal acepta tomar una droga experimental que le salvaría la vida a cambio de realizar una última y peligrosa misión. La muerte próxima le hace recordar a su hija y a su esposa, a las que casi no trata. McG dirige con oficio y sin alardes para que la resultante sea un thriller espectacular, jocoso, emotivo e intenso. Como en la reciente Malavita, hay sentido del humor (a veces, negro) ternura y romanticismo aliñados con tiros, persecuciones y asesinos a granel: todo muy de Besson, ciertamente, pero la película funciona bien gracias a la agilidad del relato y al tono desenvuelto, menos cínico que el de la citada Malavita. Kevin Costner envejece muy bien y lleva la película pegada a sus talones, formando una divertida pareja con la adolescente Hailee Steinfeld.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares