Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 40/15 A Suite francesa le sucede lo que a muchas buenas novelas adaptadas al cine: que la pantalla grande se queda muy pequeña. O, lo que es lo mismo, que al lector convertido en espectador la película se le queda corta, que lo que transmiten las escenas –por cuidadas que luzcan– está a años luz de lo que él sintió absorbido por la lectura. Quien haya leído la magnífica novela de Irène Némirovsky echará de menos muchas c ...

Contenido para suscriptores

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.