Nomadland (2)

Nomadland

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2020

DURACIÓN 108 min.

PÚBLICOJóvenes

CLASIFICACIÓNSexo

PLATAFORMAS

ESTRENO26/03/2021

GÉNEROS

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Fern debería vivir una tranquila jubilación, pero su viudedad y la crisis económica de 2008 han cambiado sus planes. Con su vieja furgoneta como único hogar, sobrevive en busca de cualquier trabajo de escasa remuneración que le dé un poco de estabilidad.

Con Nomadland, su directora Chloé Zhao (Pekín, 1982), ha logrado un record histórico que hasta ahora pertenecía al guionista y realizador Alexander Payne. Este cineasta obtuvo con Entre copas (2004) 48 premios en una sola temporada, mientras que la joven directora ya lleva 56 antes de los Oscar (una ceremonia en la que podría lograr hasta tres estatuillas). Por ahora ya ha ganado los Globos de Oro a la mejor película y dirección, el León de Oro en Venecia a la mejor película y el Premio del Público en el Festival de Cine de Toronto.

La película, que se estrena ahora en salas y el 30 de abril en Disney+ Star (sin coste adicional), está basada en historias reales de los denominados workcampers, toda una novedad sociológica norteamericana en el siglo XXI. Desgraciadamente, la situación actual del país, provocada por la pandemia, parece destinada a consolidar este marginal modo de subsistencia. Lo que hace excepcional a la película es el punto de vista, ese modo de mirar que diferencia a las obras maestras.

En su anterior título (The Rider, 2017), Chloé Zhao ya ofrecía una visión insólitamente esperanzada y poética del dolor y las carencias físicas de un jinete que sufre las consecuencias de un trágico accidente. Nomadland incide en esa perspectiva humanista que huye de la autocompasión y aprende a mirar con admiración cada fotograma de la existencia. Ahí es donde se agiganta el personaje interpretado por Francesc McDormand, una actriz acostumbrada a rebelarse con violencia dialéctica en películas como Tres anuncios en las afueras (2017), o series como Olive Kiterridge (2014). Su composición del personaje (más gestual que verbal), hace que esta personal road-movie transmita la bondad y la inocencia que solo puede ser conquistada en la verdadera madurez desde la catarsis y la apertura a los demás.

La directora ha preferido contar con una banda sonora compuesta antes que la película. Aun así, la música del maestro italiano Ludovico Einaudi (Intocable) logra una coreografía milimétrica con cada plano. Se nota que Chloé Zhao es una admiradora reconocida del cine de Terrence Malick (El árbol de la vida, To the Wonder, Vida oculta), por esa fascinación por el paisaje y los encuadres simbólicos que muestran a la criatura en permanente contacto con la naturaleza, en una búsqueda fascinante por descubrir las numerosas huellas de su Creador. Por eso Nomadland se aleja del discurso político de Sean Penn en Hacia rutas salvajes, o de la fascinación naturalista de Naomi Kawase en Viaje a Nara o Hacia la luz. Más bien se acerca a la lírica humanista y minuciosa de Patterson, de Jim Jarmusch, o Columbus, de Kogonada.