MIRACLE-IN-CELL-SPANISH-THUMBNAIL-437x290-1

Milagro en la celda 7

TÍTULO ORIGINAL 7. Koğuştaki Mucize

PRODUCCIÓN Turquía - 2019

DURACIÓN 132 min.

PÚBLICOJóvenes

CLASIFICACIÓNLenguaje soez, Violencia, Sensualidad

PLATAFORMAS

ESTRENO21/03/2020

GÉNEROS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Con tanto estreno online, películas valiosas se pierden en los fondos de catálogo y no llegan a su amplio público potencial. Como Milagro en la celda 7, conmovedor drama del turco Mehmet Ada Öztekin, que ajusta libremente a su país un filme homónimo de 2013, dirigido por el surcoreano Lee Hwan-kyung. Esta última es la tercera película de Corea del Sur más taquillera de la historia, y ha generado remakes también en India, Filipinas y Malasia.

Tras un brevísimo prólogo en 2004, esta versión turca comienza el 22 de abril de 1983. Ese día, como siempre, Memo, un jovial y bondadoso pastor con discapacidad intelectual, recoge en el colegio a su hija de seis años, Ova, una niña inocente, inteligente y cariñosa, que vive feliz con su padre y su abuela desde la muerte de su madre. Pero esa situación idílica se rompe trágicamente cuando Memo es acusado de asesinar a la hija de un militar, y condenado a la pena capital.

Alguno dirá que la cinta es dura en su tratamiento de la violencia carcelaria. Otros, que es blanda en su retrato del tierno amor entre el protagonista y su hija. Incluso habrá quien invoque a Frank Capra –con su incondicional confianza en lo bello que es vivir– o a sus modernos admiradores, como Jessie Nelson (Yo soy Sam) o Roberto Benigni (La vida es bella). En cualquier caso, la historia está maravillosamente encarnada por unos actores espléndidos, entre los que sobresalen Aras Bulut Iynemli –sensacional en la magullada piel de Memo– y la niña Nisa Sofiya Aksongur, antológica en su conmovedora caracterización de Ova. Y ese despliegue de humanidad se refuerza con una sólida factura visual y musical –realista, pero con destellos de fábula–, y sostiene una profunda reflexión sobre la paternidad, la justicia, la culpa y el perdón. Una reflexión desde el islamismo, pero en la que se invoca explícitamente aquel reto de Jesús: “Quien esté libre de culpa, que tire la primera piedra”.

Jerónimo José Martín
@Jerojose2002

 

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares