Tras ser asesinada y violada por un vecino, una niña de 14 años se asoma a ver lo que pasa abajo. Habría que preguntarse qué han visto el director y los guionistas de El Señor de los Anillos y King Kong en la novela homónima de Alice Sebold -que, con todos los respetos a Sebold, que padeció abusos siendo niña- me parece un material pobre, sensiblero y efectista, que como novela no pasa del aprobado.

Lo cierto es que Jackson la ha llevado al cine con un buen elenco y una realización esmerada. La película es aburrida y tediosa hasta límites insospechados, irrita la recreación parsimoniosa en el dolor de una familia que ha perdido a su hija. La profundidad -y por tanto la verdadera humanidad de los personajes- brilla por su ausencia y lo que queda es un ejercicio estético pedante y manierista, que probablemente buscaba el reconocimiento de la crítica y del público que aprecia el cine de autor. Pero ni una cosa ni la otra han sucedido. Un capítulo especial merece la pueril visión del más allá y de la providencia de la novela de Sebold y de la película de Jackson. Pero nos lo podemos ahorrar.

Funcionalidad exclusiva para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta para poder comentar. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.