La ciudad de las estrellas (La La Land)

La ciudad de las estrellas (La La Land)

TÍTULO ORIGINAL La La Land

PRODUCCIÓN Estados Unidos - 2017

DURACIÓN 127 min.

PÚBLICOJóvenes

CLASIFICACIÓNSensualidad

ESTRENO13/01/2017

ACTORES, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

GUIONISTAS

DIRECTORES

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Provocó entusiasmo en los primeros espectadores y críticos que pudieron verla en el festival de Venecia, y ha empezado la carrera de los Oscar poniéndose directamente en cabeza. Lógico: porque este musical, dirigido por Damien Chazelle, el joven director que se reveló con una ópera prima tan rotunda como Whiplash, es una de las mejores películas del año (para mí, la mejor, pero ya saben que para gustos, hay colores).

Chazelle ha rodado un delicioso musical que es, al mismo tiempo, un homenaje al cine clásico, una revitalización del género, una carta de amor a la ciudad de Los Ángeles y una nostálgica reflexión sobre el precio de la fama. Sí, exactamente el mismo tema que desarrolló en Whiplash y que ahora presenta de una manera mucho más delicada y amable, pero también más profunda. Ya solo por esta carga de profundidad y reflexión que Chazelle imprime en un género tradicionalmente frívolo, La ciudad de las estrellas merecería cada premio que pudiera dársele.

La acción arranca en un monumental atasco en una autopista de Los Ángeles con un número musical que, sin ser de los mejores, revela lo que vamos a ver: una historia de ilusiones, de sueños, de jazz y de canciones. Y, como telón de fondo, el típico cuento, siempre eficaz, de chico conoce chica. Clasicismo en vena. Un clasicismo elegante, cuidado, respetuoso con una forma de hacer cine que hace mucho tiempo que perdimos. Un clasicismo quizás ingenuo… pero también lleno de energía. La misma que imprimió Chazelle en Whiplash y la que aporta ahora la banda sonora de Justin Hurwitz y la maravillosa fotografía de Linus Sandgren, y la que subrayan Ryan Gosling y Emma Stone, una pareja de buenos actores que tienen por delante un guion maravillosamente escrito (por cierto, cuando lean sobre la química de la pareja no se engañen: no es química, es libreto: una buena historia bien contada y un trabajado desarrollo de personajes).

La película es un absoluto disfrute para cualquier espectador. Uno de esos títulos por los que se bautizó al cine como la fábrica de los sueños.

Ana Sánchez de la Nieta
@AnaSanchezNieta

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares