Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Una versión de esta reseña se publicó en el servicio impreso 96/14 Correctamente narrada e interpretada, esta adaptación del segundo libro de la Biblia apabulla al espectador por la impactante puesta en escena del inglés Ridley Scott (Alien, Blade Runner, Gladiator), resuelta con una clásica planificación colosalista, un montaje trepidante y unos efectos visuales de última generación. Pero, como en

Contenido Oculto

Suscríbete a Aceprensa o inicia sesión para continuar leyendo el artículo.

Acceder
Suscripción

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares