Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El solista cuenta la historia de un músico esquizofrénico y del periodista que escribe sobre él. Steve Lopez, columnista de Los Angeles Times, está pasando una mala racha, profesional, personal y también física tras una mala caída en bicicleta. Casualmente conoce en la calle a Nathaniel Ayer, un desaliñado sin techo que toca con entusiasmo y talento un maltrecho violín de dos cuerdas. Lopez le dedica un artículo que tiene éxito y…

El director de Orgullo y prejuicio y de Expiación arriesga mucho en esta historia que deja poco margen a la imaginación. Los hechos narrados son ciertos, recientes y fueron publicados en el periódico. Wright graba en Skid Row, barrio de Nathaniel Ayer, y hasta el refugio y los mendigos que aparecen son reales. El director ha querido respetar los hechos, sin embellecer la historia, al estilo Una mente maravillosa.

La historia de amistad es asimétrica: Nathaniel está enfermo y Wright, con ayuda de Jamie Foxx, hace un retrato fascinante y enternecedor; la situación de Lopez es diferente y Robert Downey Jr. crea un personaje complejo, que se interesa profesionalmente por su “sujeto”, y se ve arrastrado a apreciarle y ayudarle, casi sin querer. Al descubrir a Nathaniel, descubre un mundo paralelo que campa en medio de su ciudad, descubre también que ayudar a alguien puede ser difícil y comprometido, pero ayuda a descubrirse a uno mismo.

En el desenlace no hay cosas que se encuentran en otras muchas películas. El director ha hecho su elección y el espectador que busca clichés se puede sentir un poco desconcertado al llegar al fin. Lo importante, en este caso, es el camino que recorren juntos los dos personajes: un poema tremendo y entrañable.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares