Oriente Medio
Tras ser el primer presidente elegido por el voto popular, ahora Erdogan busca convertirse en el padre de la nueva Turquía.
A veces, perseguidos por su fe; otras, víctimas de conflictos políticos entre terceros, los cristianos de Oriente Medio pasan por momentos difíciles.
El EI es el producto de un discurso fundamentalista que ha dominado la esfera pública en los países árabes.
El Estado Islámico en Irak surge en el caldo de cultivo del fundamentalismo y de la debilidad de un gobierno que ha marginado a los sunitas.
Avvenire
Musulmanes iraquíes sostienen una campaña en favor de los cristianos amenazados por los extremistas sunníes.
The Christian Science Monitor, The New York Times
En este tiempo de nuevos enfrentamientos, israelíes y árabes en general son ciegos a los sufrimientos de la otra parte.
Las nuevas Constituciones de Túnez y Egipto son los primeros brotes verdes de la “primavera árabe”, y consagran con más garantías los derechos fundamentales.
La “primavera árabe” no ha alcanzado a los cristianos de Oriente Próximo, y la persecución a que los somete el integrismo puede acabar siendo fatal para el propio islam.
Human Rights Council
Un informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU concluye que ambos bandos cometen crímenes y violan derechos fundamentales.
La popularidad del primer ministro turco baja en su país, mientras los fracasos en el frente diplomático y las turbulencias de la Primavera Árabe ponen en cuestión el valor del islamismo de Erdoğan como modelo democrático para sus vecinos.
Los jerarcas del ejército egipcio pueden pactar con cualquiera, siempre que salvaguarde sus considerables intereses económicos.
La guerra civil en instala en Siria, y los cristianos están sufriendo las consecuencias del choque entre el régimen y los fundamentalistas.
En un momento en que el Líbano estrena primer ministro y se prepara para las elecciones en junio, un informe indica que la proporción de cristianos en la población puede ir en aumento.
Los recuerdos de la propia guerra y la presencia de refugiados que han tenido que huir de países tan cercanos como Siria, Palestina o Irak, alimentan en los libaneses un deseo de paz.
La guerra de Iraq ha provocado unas 150.000 muertes violentas, la gran mayoría a consecuencia de actos terroristas.
Los enfrentamientos en los países árabes que derrocaron las dictaduras llevan a plantearse si, como se decía, el islam es la solución o más bien es el problema.
The New York Times
En las fuerzas sublevadas contra el régimen sirio dominan radicales suníes que están limpiando de cristianos las zonas que dominan.
En Egipto, las minorías liberales comenzaron la “revolución democrática”, pero los islamistas y los militares resultan ser las únicas fuerzas que cuentan.
Miles de iraquíes han tenido que refugiarse en el Líbano. Muchos de los refugiados, entre ellos los cristianos, no ven posible regresar a un Irak, que ya no es el que ellos conocieron.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.